Sicilia con niños

Sicilia es un destino de vacaciones donde los niños pueden campar a sus anchas, disfrutar de un excelente clima en sus playas, descubrir una naturaleza Mediterránea que se les quedará grabado en la memoria, y aprender jugando con actividades culturales, lúdicas y deportivas. Además de comiendo productos frescos y de producción siciliana, como uno de los preferidos por los peques, los helados que aquí dicen que lo inventaron los árabes con la nieve del Etna y los aromas de los cítricos sicilianos.

Pupi sicilianos. Marionetas típicas
Pupi sicilianos. Marionetas típicas

La familia disfruta en conjunto con actividades tan variadas que al regreso lo más probable es que nuestros hijos ya conozcan el nombre de los volcanes de Sicilia, como logró Arquímedes quemar las naves romanas que asediaban Siracusa, o porque la Pasta alla Norma se llama así. Prepárate para un torbellino de oportunidades que regalar a tus hijos en Sicilia.

Hay numerosos alojamientos aptos para las vacaciones con niños, con resorts donde hay muchas actividades lúdicas que permiten disfrutar de las playas y el mar siciliano.

Parque de atracciones Etnaland
Parque de atracciones Etnaland

Museos para niños en Sicilia

Además de a través de la mitología y las historias curiosas y milenarias de la isla, en las que se mezcla historia y fantasía, los museos son centros de ocio donde los niños aprenden a través de estímulos visuales. El idioma no es inconveniente porque algunos ya tienen las explicaciones en español o inglés y además con pocas explicaciones ellos mismos se dejan llevar hasta comprender todo lo que se les presenta ante los ojos.

“LUDUM” es el nombre del primer museo de la ciencia en Sicilia, enclavado en Misterbianco, a las afueras de Catania. Modesto pero muy didáctico, ofrece salas donde se explican lso conceptos básicos de la mecánica, la química, la electricidad, la biología o la termodinámica.

En Bagheria, provincia de Palermo la villa aristocrática del siglo XVIII Aragona Cutò es la sede del museo del juguete de época (Museo del giocattolo d´epoca ), donde los niños pueden conocer se jugaba hace trescientos años. Las piezas originales de juguetes sicilianos y napolitanos causan asombro cuando se les explica a los pequeños las formas de entretenimiento que ahora parecen prehistóricas, pero que comparten el mismo concepto de diversión que ahora. Además, en los edificios anexos hay talleres de restauración de juguetes, pesebres, objetos de madera y cartón.

La capital, Palermo atrae a pequeños y grandes con su museo internacional de las marionetas, donde sus más de 3.500 títeres llegados de todo el mundo nos ilustran acerca de estos seres animados gracias a los maestros titiriteros.

Catania, al este de la isla también tiene un museo de los juguetes similar al de Bagheria, con unos 200 juguetes antiguos del siglo XIX y XX, entre los que las muñecas francesas, los saldaditos de plomo, los carrillones y otros divertidos juegos.

Siracusa, patria de Arquímides recuerda la figura del científico con dos museos, el Archimedeion, un laboratorio didáctico donde podemos aprender mucho sobre la ciencia, desde la geometría a la física, que puso en marcha con ingenios, inventos y máquinas de guerra (que se visitan en el Tecnoparco) que le sirvieron a los ciudadanos de la colonia de Siracusa que se defendía de los romanos.

Reproducción de ballesta en el Tecnoparco de Siracusa
Reproducción de ballesta en el Tecnoparco de Siracusa

En Siracusa también encontramos uno de los museos insólitos de Sicilia, el Museo del Papiro, que nos acerca a la singular planta que encontramos en esta zona, en el río Ciane, (único punto de Europa) que permite confeccionar los pergaminos de papiro.

Si las ansias de aprender no se han acabado, otros lugares como el museo de la sal de Paceco, el teatro de la Opera dei Pupi (marionetas) de Acireale o el Museo de zoología ‘Pietro Doderlein’ de Palermo pueden “acabar de agotar” a nuestras queridas esponjas.

Sicilia mitológica

Sicilia hunde sus raíces en varias civilizaciones que la fueron conquistando e impregnando sus tierras de leyendas. Algunas encantadoras, otras terribles pero todas hechizadoras. La ruta por los lugares de la mitología griega y romana nos acerca a las deidades de dos civilizaciones cargadas de mitos como la de Aci y Galatea, enamorados que desafiaron a Polifemo, el cíclope que también se las tuvo con Ulises en Aci Trezza; mientras que desde el norte llegaron leyendas como la de la bruja Morgana, hermana del Rey Arturo, que construyó su castillo en el estrecho de Messina. Más antiguos son los monolitos de Argimusco, la Stonehenge siciliana, cerca del pueblo de Montalbano Elicona.

Monolitos prehistóricos de Argimusca
Monolitos prehistóricos de Argimusca

Deporte con los pequeños

Las gargantas de Alcántara y Tiberio sorprenden tanto a los niños como a sus padres, ya que la erosión del río ha creado sendos cañones (el primero de basalto del cercano Etna y el segundo granítico) permitiendo recorrerlos de forma divertida. De forma complementaria la caminata por el Etna es apta para padres montañeros que quieren enseñar a sus hijos la naturaleza. Y si somos más tranquilos tanto el teleférico (funivia) como el Circumetnea (el tren que rodea el volcán) nos permiten conocer el Gigante siciliano.

En numerosos puntos de Sicilia se cuidan los burros, animales que antaño servían para tareas agrícolas y que ahora son los mejores amigos de los niños, llevándolos en sus lomos por rutas de naturaleza inaudita.

Tradiciones y cultura

Cuanto estemos en Sicilia tenemos que estar atentos a la agenda de ocio y eventos, porque las fiestas folclóricas proliferan durante todo el año, permitiendo acercarnos a una cultura muy similar y al mismo tiempo muy fusionada con elementos árabes o balcánicos (como los de las comunidades albanesas que se asentaron hace siglos en pueblos cerca de Palermo). Algunas de estas fiestas son santa Ágata en Catania (febrero) con sus procesiones multitudinarias; la Infiorata de Noto en mayo con las calles llenas de pétalos formando alfombras coloridas en las calles; las chocolaterías de Módica, cuyas recetas trajeron los españoles junto con el cacao de México.

Parques de atracciones

Destacan el Bioparco de Carini (al oeste de Palermo) donde podemos conocer multitud de animales en un paraje que desde el concepto de zoo se ha adaptado a los nuevos tiempos, creando ecosistemas donde viven en áreas más extensas; junto a las reproducciones de 20 dinosaurios a tamaño natural y el acuario. Además de otros parques donde los niños disfrutarán a tope son los parques acuáticos de Etnaland, y el Acquapark Monreale.

Mapa del parque de atracciones de Etnaland
Mapa del parque de atracciones de Etnaland (Belpasso)

Consejos varios

Sicilia en verano y en concreto en agosto es muy caluroso de modo que conviene tenerlo presente a la hora de viajar con niños, tanto por los efectos del sol al aire libre (playas y montañas) como por los cambios de temperatura en los volcanes (cuando se va el sol bajan de forma contundente en altitud), como por los mosquitos en zonas pantanosas como las de Vendicari y Pantálica. El agua, la crema solar, los sombreros son imprescindibles en cualquier excursión.

Otra de las dudas es donde acudir cuando necesitemos sillas para transportarlos o asientos de coche y cunas de viaje. Para ello existen webs que alquilan material durante nuestras vacaciones.