| Home | Descubrir Sicilia | Alojamiento | Ciudades Sicilianas | Actividades | Rutas | Transportes | Alquiler de coches | Ferries

Cefalu

Cefalu es pese a su tamaño uno de los puntos más visitados por los turistas y viajeros que vienen de vacaciones a Sicilia. Su paisaje de pequeño puerto pesquero sobre el apacible tirreno es a menudo campamento para las rutas por la isla, y sus largas playas de arena dorada que se extienden hacia las bahías de Aranciotto y de Settefrati, con su siete farallones - que según la leyenda local son los cuerpos petrificados de siete hermanos que acudieron inútilmente para auxiliar a una bellísima mujer- son muy estimadas por nativos y foráneos.

Vista de Cefalú

Al período helenístico-romano pertenecen las murallas aún visibles frente al mar. Los árabes conquistaron el asentamiento bizantino, que la gobernaron hasta el inicio del siglo XI, cuando los Normandos reconquistan Sicilia. Los signos de la dominación normanda son tan numerosos que no es casual que Cefalu sea llamada la “ciudadela normanda”. El edificio más importante es sin duda la catedral, del inicio del siglo XII; la tradición dice que su construcción haya sido decidida por Rogelio II, desembarcado milagrosamente en la costa luego de haberse salvado de una tempestad.

Entre tantas especialidades de pescado que les puede ofrecer la cocina de Cefalu, cabo reseñar las “anchoas de la duquesa”, un guisado hecho con anchoas, pan de molde, ajo, cebolla, perejil, aceite y vinagre, que se despalma sobre una rebanada de pan, tal vez añadiendo un poco de mantequilla.

El Corso Ruggero es la calle principal del casco viejo, marcaba los límites de la ciudad durante la Edad Media. Hoy se alinean iglesias barrocas y palacios nobles a ambos lados de la calle. Aquí se encuentran las tiendas más elegantes de Cefalu.

En el puerto viejo se puede disfrutar de las mejores vistas del núcleo antiguo. Ahí también se halla la Porta de Pescara, una de las cuatro puertas de acceso a la ciudad en en el XVII.

Catedral de Cefalu

La catedral normanda es el centro neurálgico de Cefalu, bajo la sombra de la Rocca, gran roca de piedra, con forma de cabeza (Cephaloedium), que da nombre a la ciudad ,y sobre cuyas laderas se encuentra el Templo de Diana.

En la piazza del Duomo se encuentran el antiguo Monasterio de Santa Caterina, actual ayuntamiento, y la fachada del Palacio Episcopal así como el palacio Piraino.

Tampoco debemos dejar de ver en Cefalu el Museo Madralisca, el Bastión del cabo Marchiafava, el Lavadero público medieval, el Osterio Magno con su ventanal, las estrechas callejuelas medievales empedradas que nos harán perdernos hasta encontrarnos con el mar o la catedral.