Isla Panarea

La más pequeña de las Eolias es también una de las más tranquilas y al mismo tiempo pintorescas, hechos que la han convertido en refugio de famosos en los últimos años. De hecho el alojamiento en los hoteles de Panarea es sensiblemente más caro que en el resto de islas. Por otro lado también hay restaurantes más asequibles donde degustar raciones de pescado local.

Las típicas casas blancas donde hasta hace poco no había llegado la electricidad han sido restauradas para convertirse en casas de veraneo de vips que han hecho de Panarea una Capri en siciliano.

Casas de Panarea

Panarea es en sí, un pequeño archipiélago de islotes como Basiluzzo, Spinazzolla, Panarelli, Lisca Blanca, Lisca Nera, Bottaro y el grupo de las Formica. Con mucha probabilidad todas ellas formaban parte de una sola isla que se fracturo tras las continuas erupciones volcánicas, conformando un perfil costero abrupto y singular.
La cima más alta de lPanarea se llama Pizzo del Corvo, y desciende gradualmente hacia el oriente con terrazas cultivadas con trigo y olivos, mientras que el lado occidental de la isla es inhóspito y deshabitado.

La población de Panarea se concentra en tres puntos, San Prieto, embarcadero donde llegan los aliscafos de línea regular, Ditella al nordeste y Drauto al sudeste. La zona Oeste de la isla está deshabitada y ni siquiera existe un sendero de circunvalación.

Desde San Prieto podemos emplear la moto o la barca en alquiler para conocer el resto de Panarea. Una ruta aconsejable nos llevará al sur hacia el cabo Milazzese donde se ubicaba el antiguo poblado prehistórico del siglo XIV a.c. que conserva la planta de 23 cabañas la mayoría ovaladas y pavimentadas con piedra. Desde allí podemos descender hasta el mar a Cala Junco, protegida por un manto de lava solidificada.

Panarea

Si nos animamos a alquilar una embarcación, con o sin patrón podremos acercarnos a Basiluzzo, a 3 km al norte. En este islote fruto de las últimas erupciones submarinas, los estratos de lava superpuestos adquieren tonalidades diferentes que testifican las continuas erupciones.

Basiluzzo

Las piezas de cerámica encontrada y los restos de edificaciones de ladrillo y mosaicos romanos verifican la presencia de colonos aquí. Incluso en días de mar calma y aguas transparentes es posible distinguir la dársena romana sumergida a un os 20 metros tras la acción volcánica.

Las calas de Brinca, Bianca y Bianca Piccola, y las cuevas de Pacià y Carbone son otros de los tesoros de Basiluzzo.

Para visitar Panarea hay excursiones organizadas. Si te interés aquí tienes más información: