Piazza Armerina – Villa Romana de Casale

Piazza Armerina, en la provincia de Enna, es mundialmente conocida por poseer el complejo de mosaicos mejor conservado de época romana.

Piazza Armerina

La villa de Casale (a pocos kilómetros de Piazza Armerina) fue la lujosa residencia de Maximiano, que gobernó el imperio del 286 al 305 d.c, en un contexto de fragmentación del imperio en dos partes, el imperio de Occidente y el de Oriente.

Mosaico de Piazza Armenina

De acceso un tanto complicado, aunque desde tenemos una línea de autobuses desde Piazza Armerina, lo más indicado es arribar en coche para evitar las horas centrales del día y las corrientes aglomeraciones para ver uno de los elementos turísticos más destacados de Sicilia.

Mosaicos de Piazza Armerina

Hay cierto consenso en que la villa de Casale fue un pabellón de caza, tanto por los motivos de los mosaicos como por su ubicación en una zona boscosa donde abundaban las especies. Además de por su extensión (3500 metros cuadrados) la villa destaca por contar con un pavimento de mosaicos que decoran la mayor parte de las dependencias de la villa.

En total más de 50 salas que en 1997 fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad. El estudio de los motivos ha permitido a los historiados conocer detalles importantes de la sociedad romana de la época. Dichos motivos van desde elementos de la vida cotidiana a juegos, actividades deportivas, danza, cortejo, masajes, juegos de niños, caza y mitología.

Con suma probabilidad los artistas de los mosaicos fueron africanos que fundieron los estilos de mosaicos policromados con fondos monocromos, indicando que vivían un momento de solapamiento de tendencias en la confección de los mosaicos.

Villa de Casale

La explicación del sorprendente estado de conservación de los mosaicos de la Villa de Casale se debe en parte al cuidado de los dueños posteriores tras la caída del imperio romano y los saqueos de los pueblos “bárbaros”. Por añadidura, un corrimiento de tierra en el siglo XII (1161) cubrió la villa protegiéndola de los elementos naturales.

El lugar quedo prácticamente ignoto hasta 1761, y sólo hasta la década de los 60 del pasado siglo se retomaron con orden las tareas de excavación iniciadas por el gran arqueólogo Paolo Orsi a inicios del siglo XX, que aún siguen sacando a la luz las dependencias de esclavos, y otras zonas de la villa romana que aún se encuentran bajo tierra.

Detalle de los mosaicos de Villa Armerina

El recorrido por las diferentes salas se efectuar por unas pasarelas metálicas que nos permiten no erosionar los mosaicos además de permitir visualizarlos con cierta perspectiva para admirar su grandiosidad.

Uno de los mayores mosaicos de Piazza Armerina es de la escena de caza, que escenifica la captura de animales terrestres y acuáticos como tigres, leones, avestruces, antílopes, panteras, elefantes o jabalíes, que luego se transportaban al Coliseo de Roma para la exhibición de lucha contra gladiadores.

Piazza Armerina

Además son muy característicos los mosaicos denominados Scena Erótica que muestran a dos jóvenes besándose, y la Sala delle Dieci ragazze (Sala de las diez muchachas), donde se representan a mujeres realizando actividades deportivas semejantes al voleibol actual, ataviadas con ropajes que recuerdan mucho a los bikinis actuales. Sin olvidar las salas del Vestibolo del Piccolo Circo y el Cubicolo dei Fanciulli Cacciatori con mosaicos de niños compitiendo en una carrera de carros tirados por pájaros, y las persecuciones de niños con patos y liebres, respectivamente.

Mosaico Villa romana de Casale

Excursiones a la Villa del Casale