Isla de Salina

En los apenas 27 km cuadrados que ocupa Salina, se interconectan a través de una carretera que cubre un servicio de autobuses -que circula con bastante frecuencia- los municipios de Santa Marina Salina, Leni y Malfa.

Menos acostumbrada que sus hermanas Lípari, Stromboli y Vulcano a los bulliciosos turistas, Salina no es sin embargo menos atractiva por ello. De hecho puede ser bien considerada un punto ideal para establecer el campamento base en nuestra visita a las Eolias, ya que cubre distancias parejas con respecto al resto de islas.

Salina

Los griegos la denominaron Didyeme (gemela) debido a los dos volcanes inactivos que se enfrentan en los extremos de la isla, Fossa delle Felci (con 962 m. es el punto más alto de las Eolias) y Monte dei Porri, que se ven separados por el Valle de Valldichiesa. Su nombre actual proviene de las antiguas minas de sal de Lingua.

Para visitar Salina recomendamos alquilar un motorino en Santa Marina que nos de libertad para desplazarnos con agilidad por el resto de la isla y llegar a rincones donde el autobús queda a desmano, como Punta Perciato y su arco natural sobre el mar.

Percioto

Una buena ruta por Salina nos puede llevar desde la propia Santa Marina a Malfi a través de campos de cultivo y bosque bajo…

Puerto de Malfa

…o hasta la playa de Pollara donde pegarnos un chapuzón en sus calas de aguas transparentes y fotografiar los caprichos de la naturaleza como en Percioto. En estos preciosos parajes se rodó la película “El cartero y Pablo Neruda”, donde podemos visitar la “casa de Neruda”.

Pollara

Volviendo hacia atrás en el camino tomaremos el desvío hacia la llanura de Valldechiesa, pudiendo acercarnos al santuario de la Madonna de Terzito, lugar de veneración en el templo reconstruido en el siglo XVII.

Es probable que en la travesía de una parte de la isla a otra nos topemos con los halcones venidos a Salina de Madagascar que anidan en las laderas del Pizzo del Corvo.

Tras sobrepasar las casitas blancas de Leni descendemos hasta el mar hasta Rinella, pueblo típico marinero donde los submarinistas que llegan a menudo a Salina pueden gozar de unos fondos riquísimos.

Rinella

La ascensión al cráter de la Fossa delle Felci y un viaje en barca alrededor de la isla pueden ser otras actividades muy interesantes en nuestra estancia en Salina.