| Home | Descubrir Sicilia | Alojamiento | Ciudades Sicilianas | Actividades | Rutas | Transportes | Alquiler de coches | Ferries

Catania

Catania es la segunda ciudad de Sicilia por detras de Palermo, cuenta con alrededor de 400.000 habitantes, si bien junto a su exagerado entorno periférico, la cifra puede alcanzar los 800.000 h.

Catedral de Catania

Bajo la atenta mirada del Volcán Etna, Catania ha sabido a lo largo de su historia adaptar su figura a los sucesivos desastres naturales que han moldeado la arquitectura de la ciudad. Siete veces arrasada por las erupciones volcánicas del Etna, y por terremotos desoladores, las últimas más catastróficas en los años 1169 y de 1693 obligaron a reconstruir Catania practicamente desde cero.

En el año 2002, la Unesco declaró a Catania como patrimonio histórico de la humanidad y actualmente muchos de sus monumentos están siendo restaurados para llevarlos a su antiguo esplendor. Su origen se remonta al 730 a.C. cuando llegaron los griegos por primera vez y fueron ellos quienes que marcaron el inicio de una larga cadena de invasiones y conquistas.

Más adelante vendrían a Catania normandos, bizantinos, árabes y españoles, para apoderarse de estas tierras dejando a su paso huellas que todavía se mantienen en la memoria colectiva y que abrieron el camino para el encuentro de diferentes culturas que se amalgamaron hasta consolidar la idiosincrasia catanesa. Sede de la primera universidad de Sicilia, fundada en 1434 por Alfonso V de Aragón, Catania desprende una intensa tradición intelectual, con círculos culturales que promueven los estudios universitarios desde todos los ámbitos.

Historia de Catania

Catania ha sido ciudad griega, romana, bizantina, árabe, normanda, borbónica, sueva, angevina, aragonesa, española y por supuesto italiana: por lo tanto su historia es una amalgama de todas las civilizaciones que han dejado una impronta profunda en Sicilia.

Catania a principios del siglo XX

Catania (antigua Katane) fue fundada en lo alto de una colina por los griegos en el año 729 a. C. En el año 476 a.C. Ierone de Siracusa ocupa la ciudad y la repuebla con ciudadanos de Siracusa. Los cataneses volvieron a tomar el poder de su ciudad en el año 461 a.C. Sin embargo, Catania volvió a ser conquistada en el 263, cuando fue declarada colonia romana. De esa época conserva algunos de sus mejores monumentos como el anfiteatro (pese a que su origen puede ser griego), el teatro, restos del foro, cuatro termas o el odeón.

De la época palocristina parte el mito y advocación de Santa Ágata, así como el martirio que según la tradición cristiana sufrió por parte de los romanos.

Trás las invasiones bárbaras Bizancio dominó la ciudad, si que podamos constatar con vestigios físicos dicho periodo. Con posterioridad los árabes fomentarán el desarrollo de nuevas técnicas agrícolas y cutivos exportados a Sicilia, convirtiendo Catania en un gran centro económico en la isla sobre el que el emir de Catania catalizará su poder político.

Durante la dominación normanda se llevan a cabo reformas que realzan las actividades culturales de la isla, así como se produce el inicio de la construcción de la catedral y el reparto de tierras entre las ordenes religiosas.

Bajo la dominación sueva la ciudad era considerada un importante punto estratégico y Federico II, que cultivaba el sueño de portar el centro del Imperio al corazón del Mediterráneo, es quien hace construir el Castillo Ursino.

Ya en época del reinado aragonés, el rey Alfonso, en cambio, escoge Catania para fundar la primera Universidad de Estudios de Sicilia ( entre las primeras de Italia) en el 1434, la cual será un punto de referencia de la cultura de aquel tiempo. Del mismo modo Catania se erige como principal ciudad de la isla, sede del Rey y del Parlamento. No será hasta el traslado de la sede real a Palermo cuando comience el declive económico de la ciudad debido a la improductiva gestión política de los virreyes españoles.

En el año 1669, el Etna arrojó su lava y sepultó parte de la ciudad; y el año 1693, año en el que la ciudad fue destruida por un intenso terremoto. La Catania actual es arquitectónicamente una ciudad barroca, rediseñada por ilustres arquitectos guiados por el genial Vaccarini después del terremoto del 1693, en un fervor de reconstrucción que la hará renacer en pocos años aunque nunca vuelvan los años de magnificencia de la antigua Catania.

Castillo Ursino

Después del terremoto se dió inicio a una importante campaña de reconstrucción que ha continuado incluso después de la unificación de Italia en el 1860-61. Durante el siglo XIX se asiste a un progreso en el desarrollo cultural de Catania, sea a nivel mundano que a nivel literario, musical y teatral. Cabe destacar la obra de su hijo predilecto, Vincenzo Bellini, autor de la ópera Norma y uno de los compositores más admirados de Italia.

Que ver en Catania

Son visitas inexcusables la Plaza de la Catedral donde se ubica el Comune y La catedral de Catania, el Duomo, en torno a la Fuente del Elefante de Vacarini; el mercado de la Pescheria, y el mercado de la Fiera, el teatro y el anfiteatro romano, el odeón, Via Crociferi con su hilera eterna de iglesias, los Jardines Bellini, el Teatro Massimo Vincenzo Bellini que debe su nombre al ilustre compositor local, Via Etnea con sus comercios y heladerias, San Nicolo y el convento de de los Benedictinos (sede de  la Universidad di Lettere de Catania), sin olvidar el castillo Ursino y la multitud de palacios barrocos que proliferan en Catania.

Aci Trezza

Conviene aprovechar la estancia en Catania para deleitarse de la típica pasta alla norma con berenjena y ricotta, y que debe su nombre al hijo predilecto de la ciudad, el compositor Vincenzo Bellini, autor de la ópera Norma.

Si tenemos la suerte de visitar Catania entre el 3 y el 5 de Febrero podremos participar en la multitudinaria fiesta en honor de la patrona de la ciudad, Santa Ágata, cuya fervorosa devoción no tiene parangón.

En las afueras de Catania, hacia Mesina, encontramos la Ribera de los Ciclopes, con los pueblos de Aci Castello y su castillo normando sobre un promontorio de piedra lávica, y Aci Trezza, con sus farallones lanzados por Polifemo contra Ulises según la mitología.

Y un poco más al norte Acireale, fantástica villa que deslumbra con sus carnavales internacionales.

Para llegar a Catania por el aire vía España tenemos el aeropuerto de Fontanarossa, a apenas 8 km de la ciudad y con acceso de autobús. Más información sobre Transportes en Catania aqui